12 de enero de 2010

Tapando el sol


Me desperté sobresaltada. Miré el reloj, me había dormido, el despertador no había sonado. Salté de la cama, un café y una ducha, y ya me encontraba bajando en el ascensor a recoger mi taxi. Al salir del garaje me di cuenta que llovía escandalosamente, otro día gris, pensé.


No tenía demasiadas ganas de trabajar, ni ánimos para pasarme el día esperando infinitos minutos de parada en parada.

Absorta en mis pensamientos, rodando por las calles. Apareciste tú, parecías un cliente más. Un destino más, pero no fue así. Me llegaste al alma. Una huella de preocupación en tu cara, me indicaba que no te marchaban bien las cosas, que necesitas gritar a los cuatro vientos tu inquietud. Esperé una pista y así dejar fluir la conversación hacía tu interior. Divagabas, hasta que por fin, supe lo que te preocupaba. Te escuché, te medio comprendí, aunque no compartí tus pensamientos. Intenté empatizar, lo cual, me resultó, muy complicado. Sólo tu yo, lo sabe. Hablabas, necesitas calor. Te desahogaste, llenaste el taxi de lágrimas.

Hoy pienso en ti!


Buena Caza!!!!


9 comentarios:

Chica-T dijo...

Será o no acertada tu decisión, sólo el tiempo te lo dirá.

Saturnino dijo...

Me gusta como lo has escrito
Aprovecha tu día que hoy vuelve a llorar el cielo sin parar

Sherpa dijo...

Es cierto, Chica-t que hay clientes que dejan huella. En esos momentos, la empatía es una baza fundamental en el desarrollo de las labores psicológicas del taxista.
A mi personalmente, el hecho de poder empatizar con la gente que me cuenta sus problemas, me hace mas feliz, me ayuda a entender los mios un poco mejor y sobre todo, si soy capaz de arrancarles una sonrisa doy el día por ganado.
Al final, ellos solo quieren que los escuchen. Sus decisiones ya están tomadas y si se equivocan o no, la culpa solo será suya.

Pd. Conociéndote como te conozco, se que fuiste capaz de arrancarle la mejor sonrisa del día.

Sincobesos, que no 5 besos.

UnAngel dijo...

Una hebra más en el tapiz de tu vida, tejiendo la alfombra voladora que nos permite viajar más allá de nuestro propio ombligo.

Marisa dijo...

Que entrada mas bonita... Me presento, soy una taxista novata, apenas seis meses. Cuando comencé llevaba una libreta y en los ratos libres anotaba mis impresiones, tengo una entrada que titulé "transportando almas", porque al fin y al cabo eso es lo que hacemos.

Saludos

juanillo tx oviedo dijo...

plas plas , mu bonito y profundo olga como se nota q hoy estabas inspirada sigue asi . besinos.

taciturna dijo...

Yo tambien me subí alguna vez en un taxi diván, a veces vienen tan bien..

Chica-T, se avecinan lluvias toda la semana, tienes que verle el lado bueno. A mi me encanta tumbarme en la cama con la ventana abierta y oir la lluvia y oler a tierra mojada, aunque eso último es más en mi pueblo...

Chica-T dijo...

Satur, gracias.

Sherpa, pos claro.

Unangel, explendido!!!!

Marisa, bienvenida al mundo taxial, disfrutalo.

Juanillo, si estoy un poco inspirada, espero no se me pierda

taciturna, tomo nota.

Uno más dijo...

Veo una progresión litero-taxial muy elogiable.

A Marisa un saludo y también ánimo. Has llegado en el momento más dificil.Por suerte si no nos quitan las licencias, ya no puede empeorar, y sólo queda empezar a mejorar... algún año de estos.
Perdón por el pesimismo, pero es contagioso.