26 de noviembre de 2014

Miradas que se hacen llamar "colaborativas"




Cuando las noches de los fines de semana eran para mi más largas que los días, mi madre siempre me decía -"Vuelve en taxi, hija"-. Sabía que entraría en el portal bajo la mirada segura del taxista, cual ángel protector, (he de aclarar que no desciendo de familia de taxistas. Por entonces solo conocía el asiento trasero, y jamás se me había pasado por la cabeza bajar banderas)

Ahora en cambio, el último grito son las miradas colaborativas, Miradas que se caen en marcha, y acaban con lágrimas mojando la receta de algún municipal.  
No me gustan estos ojos lúgubres, intentando colarse en un espejo retrovisor clandestino, no quiero compartir camino con ellos, no me confunden las pestañas de ocasión.

Habrán pasado los años y hemos renovado las almas pero los ángeles del volante seguimos protegiendo como nuestros antecesores hicieron los rincones de los portales, las vidas de nuestros usuarios.

Y sí el bolsillo tiene dudas recuérdale que con la seguridad no se juega.


P.D, "Los ángeles del volante"  http://www.rtve.es/alacarta/videos/cine-de-barrio/cine-barrio-angeles-del-volante/2704334/ 1957



Buena Caza!!!




   



3 comentarios:

Chica-T dijo...

Ser taxista es mucho más que llevar al usuario a su destino.

T a x i sevilla dijo...

Así es

Unknown dijo...

Una luz verde en la noche siempre es una garantia