24 de octubre de 2011

Empatía taxial


Todos tenemos o tuvímos abuelos. Algún día seremos ancianos.





A sus recién cumplidos 81 años, Marga ya no necesitaba ponerse el despertador. Su reloj biológico y sus descansos intranquilos no le permitían quedarse demasiado tiempo en la cama. Desde que su marido marchó sin vuelta, su vida ya no era igual.

Tocaba día especial. Los tenía marcados en rojo en el calendario de la cocina con una anotación (médico y recetas). Le gustaban mucho, pues estos días estaba obligada a salir a la calle,  se encontraba con sus vecinos, charlaba, e incluso si podía el día anterior acudía a la peluquería.

Con su bata de guatiné avanzaba despacito por el pasillo. Camino de la cocina, recordó que debía revisar los informes que llevaría al médico, aunque antes de irse a la cama lo hubiera hecho unas cuantas veces,  estas núnca le parecían suficientes. Sus temores, sus descuidos, sus inseguridades la amedrantaban día a día.

Entre el desayuno y el aseo pasó algo más de una hora y media. Su lentitud en los movimientos y la dificultad para recordar la llevaban por el camino de la amargura, sobre todo cuando en su juventud había sido una mujer dispuesta y veloz.
Una vez terminado el  largo proceso para ella, cerro la puerta, aunque segundos más tarde tuvo que volver abrirla.Se había olvidado los informes médicos encima de la coqueta.
Bajó las escaleras lentamente agarrada al pasamanos, mientras no levantaba la vista por miedo a tropezar con los escalones.
Una vez en la calle, recorrió unos 100 metros. Una prueba de esfuerzo para ella, y por fin alcanzó su meta, la parada de taxi  más cercana a su casa.
Abrió la puerta del taxi y se dejó caer. No podía sentarse mejor. Cuando indicó al taxista el destino éste miró a través del espejo con un gesto malhumorado (malestar provocado por esperar una hora su turno) y no le contestó. 4,10e más tarde paró junto al ambulatorio mientras seguía refunfuñando. La anciana le tendió un billete de 5e y le dijo que se quedara con el cambio, además de desearle un buen servicio.


Buena Caza!!



"Nada hay más agradable que la vejez rodeada de una juventud afanosa de aprender".
 Marco Tulio Cicerón

16 comentarios:

Chica-T dijo...

Detrás de un usuario hay un historia vivida.
Son muchos los ancianos que llevamos cada día a la cita con su médico.
Debemos hacer un esfuerzo y tener paciencia. Nos necesitan.

Hay mucho que aprender de ellos.

269taxiAlmeria dijo...

Buenos dias, que razón tienes, en una ciudad pequeña como la mía el taxi se ha quedado mas bien para dar servicio a este tipo de clientes que verdaderamente son los que necesitan que se les lleve de puerta a puerta, claro que hay que ir cargado de paciencia, virtud que a muchos compañeros le falta.
Cuando yo empece en el taxi, mi abuelo que fue mi maestro siempre me decía "dame muchas carrericas cortas sin parar y las largas para otros" yo no lo entendía en mi juventud, pero ahora con el paso del tiempo que razón llevaba, así lo prefiero, en definitiva bienvenidos ese tipo de clientes que el único problema que te dan es que te tengas que bajar a ayudarles a bajar del coche.
Saludos.

Saturnino dijo...

Se me borro el comentario

juanillo tx oviedo dijo...

Y que no falten esos servicios, en ciudades pequeñas sobre todo cuantos dias , lo haces el dia propiamente dicho gracias a ir al hospital o a los centros de salud. Lodicho dame servicios de 4 euros pero dame muchos.
Un saludo para mi vetada favorita.

UnAngel dijo...

Antes de verter cualquier gota de juicio deberíamos vestir la piel de aquel a quien pretendemos juzgar, y sentir lo mismo que esa persona siente. Entonces, y sólo entonces podría tener nuestro juicio alguna justificación, que no valor.

Quisiera yo llegar a esa edad donde los minutos se arrastran hasta hacerse eternos y desaparecer de entre los dedos arrugados, y recibir de una mirada que sintonice conmigo el remanso de paz que me falte.

Un beso.

Pascu dijo...

En su dia,ellos nos cuidaron y protegieron.Merecen un poquito de tanto cariño y atención que ellos nos dedicaron.

Susy dijo...

Hola guapísima Soy Susy,de Oviedo ¿te acuerdas? Jajajaj.
Me ha gustado mucho esta entrada tuya Tienes razón cuando dices que los mayores nos necesitan pero...¿y lo que les necesitamos nosotros a ellos? Yo creo que mucho
Muchos besos

1001 dijo...

Me gustan las mujeres valientes que, como Marga siguen afrontando la vida con gratitud pese a todas las zancadillas que esta la depare.
Cuando alguien importante marcha sin vuelta la vida no es igual, pero no es imposible.

Mil y un abrazos, Chica T.

Chica-T dijo...

Hoy justamente he recogido a una anciana de 94 años en el Clinico. Salía de un ingreso hospitalario estaba tan contenta...

Saludos a mi querida Asturias, Almeria, a mi motorizado Unangel, a Pascu (mil gracias), a Satur y 1001 (caben tantos besos...jejeje)

Uno Más dijo...

Bonita entrada. Yo también pienso eso de que más vale muchas carreras seguidas que unas pocas largas... Lo que cuenta es la hoja del día, y las personas mayores necesitan de este servicio para su vida normal. No les exijamos más de lo que pueden dar.

1001 dijo...

Si caben en una canción como no van a caber aquí ? Jejeje 1000 y 1 besos

Chica-T dijo...

En Milano si caben! 1000 y 1 besos

1000 Y 1 dijo...

Claro! Es la ciudad más grande y bonita del mundo...

Chica-T dijo...

Quizás un viaje turístico de ida y vuelta a ocupar esa silla vacía ... Me moriría de ganas de verla otra vez!

1001 dijo...

Me gusta el turismo. Pero es de esas ciudades que enganchan, ya sabes, como las drogas, y temo querer quedarme.
De todos modos podría correr el riesgo.

Chica-T dijo...

¿Qué sería de la vida sin correr riesgos o emociones? No dejo de buscar mi mes de Abril y acepto el reto de conocer la ubicación para saber que aún Amanece y brilla el sol. Avisame y saco el billete.